Las trincheras del Tour

Dos semanas de Tour y los miedos superan a los momentos de tenacidad y valentía. Sin Contador en la carrera, los que habitan en la zona de confort viven más tranquilos, temerosos de lo que esconde la zona peligrosa, fuera del pelotón, fuera de la trinchera. Froome ha actuado más a lo Alberto que a lo Chris. Ha aprovechado cualquier recoveco para ganar segundos y generar cierta intranquilidad. No se fía del potencial de Nairo, de ese gesto hierático que imprime duda. El surafricano ha madurado, va haciéndose mejor ciclista y va apartando a ese neófito que preguntaba a Wiggins, en la última etapa del Tour 2012, si Nibali podía atacarle en los Campos Elíseos. Aún así, su tembleque en Ventoux, corriendo sin bicicleta, es propio de alguien incapaz de mantener la calma en un momento extraño y difícil. También refleja un animal competitivo, que no duda en hacer lo imposible por ganar, y también delata que no las tiene todas consigo. No ha necesitado una exhibición a lo Pierre de Saint Martin o Ax3 Domaines. Ha dado un par de latigazos no mortales y ha esperado que la crono le facilitara el trabajo a él y al tremendo Sky. Con tres minutos de ventaja toca defenderse, más sencillo.

Seguir leyendo Las trincheras del Tour

Las dudas de Fabian

Cancellara se derrotó a sí mismo en su último Tour de Flandes. Parte ya de la leyenda del ciclismo por sus magníficas prestaciones en las clásicas y contra el crono, bastó que dudara en dos ocasiones, casi seguidas, para enterrar sus posibilidades. El suizo jugó a decidir la carrera en las subidas finales a Kwaremont y Pateberg, pero la escaramuza de Kwiatkowski, bien aprovechada por Sagan, hizo temblar su estrategia. No quiso arriesgar Cancellara cuando el del Sky casi sin querer decidió la carrera. Fue su primera duda y su primer error. Prefirió resguardarse a rueda de su compañero Devolver y no gastar energías. Lo volvió a hacer cuando, a continuación,  Vanmarcke olió el peligro y saltó a por los dos últimos campeones del mundo. Su segunda duda y su error definitivo.

Seguir leyendo Las dudas de Fabian

Activado el botón de ‘full gas’

Ha comenzado la temporada como si no hubiera un mañana. Nadie se esconde ni guarda. En febrero se buscan pequeñas exhibiciones que provoquen cierta admiración periodística. Hace años, no todos los líderes se tomaban el invierno como el momento en el que padecer penurias. Y no solo la estación del frío sirve para generar fondo. La Vuelta a España, en septiembre, la utilizan equipos como el Sky para preparar el siguiente curso. Froome ha venido a la Vuelta a ganar y, también, como entrenamiento de calidad. Ganó el Tour en 2013 y 2015. En 2012 y 2014 había luchado por la Vuelta. No es una ocurrencia casual, así lo declara el preparador de los ingleses, Tim Kerrison. Por eso Thomas hizo la carrera española el año pasado. Entra dentro de la planificación Sky como paso necesario para sus objetivos lejanos más relevantes.

Seguir leyendo Activado el botón de ‘full gas’

Los límites del ciclismo y de Froome

Tienen los ingleses del Sky una enorme capacidad para generar filias y fobias. Se autodenominan los creadores del ciclismo científico, aquél que un buen día inauguró un estadounidense con el maillot de La Vie Claire que tuvo que enfrentarse a los cánones establecidos, a la ortodoxia francesa. Llevaba por nombre Greg Lemond y terminó fulminado del ciclismo no por un tiro de caza que casi le obligó a retirarse del profesionalismo después de su primer Tour, sino por el consumo masivo de EPO. O por lo menos eso dice él. Los fans del Sky caen hipnotizados por su despliegue de medios, sus nuevas teorías y esa imagen high tech perfecta que ningún equipo ha logrado alcanzar. El Cervelo Test Team introdujo detalles de excelencia, pero carecía de semejante respaldo presupuestario. Armstrong, sí, Lance, también se preocupó por lograr ciertos adelantos tecnológicos, pero su principal inversión iba para otro tipo de ventaja marginal, la generada por las mejores fórmulas dopantes. Sin embargo, los detractores de los británicos observan en todo esto una fachada que oculta los atajos de siempre. Son los escépticos. Los que no se creen los números de Froome, Thomas o Porte, ni de casi nadie. Nunca hay que bajar la guardia, pero disparar a todo lo que se mueve quizá no es la solución. Mejor estar alerta y pedir más transparencia.

Seguir leyendo Los límites del ciclismo y de Froome

un blog para los que quieren leer otro ciclismo